TodoExtremadura

Los mejores productos de Extremadura

Consejos para comer, disfrutar y conservar la Torta del Casar de Cáceres

Si todavía no has degustado esta delicia, primero debes saber que se trata de un queso de oveja con D.O., elaborado en 36 municipios del centro y el sur de la provincia de Cáceres.

La torta del Casar de Cáceres es queso blanco-amarillento, de textura cremosa, con un punto de amargor, acidez e incluso picante. El sabor, siempre reconocible, depende del tiempo que haya madurado. La denominación de origen dictamina que debe madurar un mínimo de ocho semanas.

Se trata de un queso de leche de oveja de raza merina o de raza entrefina que, como tantos productos gourmet de la actualidad, en el pasado se consideraban alimentos de baja calidad para gente humilde. Los pastores de tiempos pasados vendían los quesos de textura más dura, y se quedaban los que se habían reblandecido, por la creencia de que estaban cortados y su estado no era apto para la venta.

El queso se elabora con leche de oveja coagulada con savia y semillas molidas de cardo silvestre. Como otros quesos de oveja, el cuajo se corta, se moldea, se prensa y se sala.

Antiguamente, el queso de oveja era un producto de temporada, porque las ovejas sólo dan leche entre enero y abril, la época del destete. Cuando los quesos salían con paredes aplastadas, se creía que era un defecto en la elaboración, y podían desecharse para el consumo y algunos queseros incluso los tiraban.

Todo cambió cuando a un pastor se le ocurrió probar aquel queso blando que se podía untar… y descubrió que era un manjar.

Consejos de consumo de la torta del Casar de Cáceres

La torta del Casar de Cáceres necesita atemperarse antes de comer: la conservación en frío enmascara las cualidades organolépticas de la torta. Que su origen humilde no te distraiga: recuerda que la torta del Casar es un auténtico producto gourmet, y su degustación debe aportar una experiencia para los sentidos

Con un poco de maña, realiza un corte en la zona superior hasta formar una tapa de corteza (que debes retirar y conservar intacta para volver a cubrir el hueco). De esta forma, el queso forma un recipiente natural donde introducir los cubiertos para degustarlo, bien a cucharadas, o bien con un cuchillo de punta roma con el que untar la crema en una hogaza de pan.

Al terminar, aprovechas la tapa de corteza para cerrar la apertura, y lo conservas en un lugar fresco. En caso de que no vayas en consumir toda la torta de una vez, puedes aprovechar cuando está fría (y la crema pierde su textura untuosa) para dividir el queso en porciones y envolverlas en film. Así sólo tienes que atemperar la cantidad de queso que te apetezca comer.

El maridaje ideal para un queso fuerte y de sabor graso es un vino dulce tipo oporto. Además de la tradicional forma de consumo, untada en pan, las cualidades de la torta permiten que se elaboren recetas complejas por parte de chefs de los más prestigiosos restaurantes.

Etiquetas:

Leave your comment here

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies